sábado, 27 de abril de 2013

Marcha de las Putas: apoyo y respeto mutuo

La belleza de una mujer no se limita a sus adornos y sumisión, se refleja en su pensamiento, sus acciones y decisiones libres, porque libre nació.



Cada persona, tanto hombre como mujer, tiene el mismo derecho de expresarse libremente. La discriminación por la forma de vestir, moverse o hablar no indica más que ignorancia y envidia de libertad.


Porque todos tienen la capacidad de decidir sobre sí mism@s y diferenciarse de los demás. Eso es lo que distingue a una persona y la hace única. Si esto implica ser puta, tanto hombres como mujeres son putos y putas, no en el sentido peyorativo, sino en un sentido de reivindicación.  


Las mujeres no son simplemente objeto, viven en el mundo real, no salieron de un cuento, merecen igualdad. Tienen sentimientos y pasiones que los quieren expresar, la violencia al principio calla, pero al final, una mujer se hará escuchar.


Fotoreportaje por Karina Sotalin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada